La aplicación de la fracción líquida de los purines, una alternativa a la fertilización mineral

Actividad digital celebrada en el marco de la Feria de Sant Miquel

La jornada “Uso de la fracción líquida de los purines en la fertilización” ha analizado los pros y contras técnicos, económicos, ambientales y sanitarios del uso de este producto en los frutales

La Feria Agraria de Sant Miquel y el salón Eurofruit han inaugurado el programa de actividades técnicas con la jornada sobre el “Uso de la fracción líquida de los purines en la fertilización”, organizada en el marco del proyecto Life Agriclose y destinada ha analizar los pros y contras técnicos, económicos, ambientales y sanitarios del uso de este producto en los frutales.

Jordi Tugues, técnico del Servicio de Suelos y Gestión Medioambiental de la Producción Agraria del DARP, ha centrado la ponencia en la aplicación de la fracción líquida de purines en melocotoneros. Tugues ha dicho que la aplicación de este producto aporta más nitrógeno y menos materia orgánica y fósforo en el suelo, con lo cual el uso del conductímetro puede medir mejor el contenido de nitrógeno y el potasio de la fracción líquida respecto a la del purín fresco. El técnico de la Generalitat ha añadido que este sistema incrementa la sostenibilidad de los sistemas agrarios y la calidad ambiental.

Respecto a la evolución de las estrategias en este ámbito, el técnico de la Generalitat ha aseverado también que hoy en día existe una mayor concienciación sobre la fertilización orgánica, la importancia de mejorar la maquinaria de aplicación y la necesidad de aprovechar mejor los recursos.

Tugues ha afirmado que Life Agriclose pretende acercar la gestión de las granjas y de las parcelas agrícolas, especialmente en aquellas zonas donde hay un gran número, promover que los agricultores utilicen como fertilizantes habituales y de forma adecuada los subproductos derivados del tratamiento los purines, aumentar las hectáreas donde se están aplicando estos subproductos y ampliar el calendario de su aplicación, y garantizar una aplicación segura desde el punto de vista agronómico, sanitario, medioambiental y económico.

Josep Rufat, especialista del programa de uso eficiente del agua del IRTA, ha hablado de los cuatro puntos clave en la fertirrigación de los frutales con la fracción líquida de purines: la aplicación (el filtrado, básico para evitar obstrucciones), la dosificación (sistema de inyección, cantidades diarias y estacionales idóneas, siempre respetando la normativa sobre deyecciones), la vertiente económica (comparación de costes entre la fertilización orgánica y la mineral, coste del transporte, las oportunidades de la agricultura ecológica) y la aspecto sanitario (respeto a los requerimientos de las agencias certificadoras garantizando que no hay riesgo, control de la proliferación de colonias microbianas de listeria, e.coli, salmonella, etc.).

Abel Pascual, de la empresa Hidromatic, ha explicado a través de la ponencia “Instalación de riego y soluciones en la red de riego para aplicar la fracción líquida”, los diversos criterios a valorar en este sistema como son la necesidad de aplicar más metros cúbicos de producto, al aportar menos cantidad de nutrientes; la composición variable del subproducto en función del tipo de granja y la época del año; la diferente tipología de separación o tratamiento del purín para conseguir la fracción líquida; la problemática del almacenamiento en balsas abiertas, y el hecho de que no se pueden utilizar los equipos tradicionales.

Pascual ha recalcado también la importancia de dimensionar bien la aplicación de la fracción líquida valorando factores como saber cuántos litros/hora son necesarios, las necesidades específicas del cultivo, el timing de la aplicación y la composición del producto. Respecto al equipamiento de fertirrigación, el representante de Hidromatic ha explicado que está compuesto del equipo de bombeo, el sistema de filtrado, el sistema de limpieza, los elementos de control y el programador del sistema.

Elisenda Guillaumes, directora general de Agricultura y Ganadería del DARP, ha afirmado que las nuevas estrategias recogidas en el proyecto Life Agriclose buscan en definitiva una fertilización de proximidad más eficiente, sostenible, rentable y que pueda adaptarse a diferentes cultivos.

El proyecto Life Agriclose busca una optimización de los recursos naturales, con la reducción del uso de fertilizantes minerales (un 30% de abonos nitrogenados en cultivos extensivos, y un 100% y un 80%, respectivamente, de abonos nitrogenados y potásicos , en plantaciones de frutales), así como una mejora ambiental por medio de un aumento de la materia orgánica del suelo y la reducción en un 20% de las emisiones amoniacales procedentes del abono orgánico. El proyecto contempla más de 9 millones de m3 de purín tratado y más de 100.000 ha de frutales con posibilidad de ser fertilizados con abonos orgánicos sólo en las regiones del proyecto.

Han organizado la jornada el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña (Oficina de fertilización y tratamiento de deyecciones ganaderas), Life Agriclose y la Oficina del Regante.