Nuevas tecnologías Iot para estacionar, medir la contaminación acústica y monitorizar el tráfico

Sistemas que suponen importantes ventajas tanto para los usuarios como para los gestores municipales y de la Administración

Reducir el tiempo de búsqueda de aparcamiento, saber qué calle tenemos que coger para no encontrar un atasco o medir el ruido de un local nocturno ya es posible gracias a las nuevas tecnologías IOT, el Internet de las cosas. Marc Boher, director comercial de la empresa Urbiotica, ha explicado hoy en Municipalia las ventajas de la IOT en los entornos urbanos. “Se trata de conectar cualquier objeto o espacio de la ciudad (contenedor, mobiliario urbano, plaza de parking, etc.) en Internet, introducir toda la información que genera, digitalizarla y colgarla en la nube para poder gestionarla”, comenta. La principal ventaja es que esta información permite gestionar de manera mucho más eficiente los servicios urbanos.

Para informar, por ejemplo, de las plazas de parking disponibles, se utilizan sensores inalámbricos y de conteo en cada plaza para conocer en tiempo real la disponibilidad de plazas de las diferentes zonas. Asimismo, se instalan paneles de señalización informativos dinámicos y, a través de aplicaciones web y móvil, permiten el guiado, el análisis del uso de las plazas y las áreas de estacionamiento, etc. “El objetivo es que el ciudadano tenga acceso a esta información para mejorar la movilidad y, a nivel de gestores municipales o de Administración, que tengan información en tiempo real para poder gestionar al momento y, a la vez, que dispongan de un histórico para poder planificar mejor”, explica Boher.

Otra de las aplicaciones de la tecnología IOT es en el sector de la acústica medioambiental. “Ahora es posible medir de forma continuada para conocer cuáles son los niveles de ruido en cada momento”, asegura Marc Boher. “Nuestro sistema de monitorización permite medir los niveles de ruido en la ciudad de manera autónoma y continua, las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. Los sensores proporcionan información en tiempo real y generan alertas cuando se superan los límites acústicos establecidos”, comenta.

Otras aplicaciones urbanas que utilizan este sistema de IOT son la monitorización para detectar cuando los contenedores de residuos están llenos y establecer rutas de recogida, el control del tráfico para saber el nivel de congestión en las calles, etc.

Print Friendly, PDF & Email