La Feria de Sant Miquel reivindica su papel de motor económico sin renunciar a la seguridad

Los organizadores dicen que será un punto de referencia para el resto del mundo ferial

Utilizará un sistema innovador de inteligencia artificial para detectar y vigilar el cumplimiento de las normas de prevención, mitigación y contención de la epidemia en tiempo real

Esta edición está dirigida específicamente a “visitantes que están realmente interesados en comprar”

La Feria Agraria de Sant Miquel y el salón Eurofruit no puede renunciar a su rol de motor económico, de dinamizador económico y de punto de encuentro empresarial, así como al papel de punto de referencia de sectores como la agricultura, la ganadería y la automoción, garantizando en todo momento la seguridad sanitaria de las personas ante la amenaza de la Covid-19. Así se ha expresado hoy el alcalde de Lleida y presidente del patronato de Fira de Lleida, Miquel Pueyo, quien ha hecho balance de la reunión de la Comisión Delegada de la Fundación Fira de Lleida a propósito de la próxima edición del Sant Miquel y Eurofruit. Pueyo ha recordado el valor que tiene en estos momentos cualquier acción destinada a recuperar la economía, y ha recordado el gran impacto económico que tiene la feria para los sectores participantes y para el conjunto del territorio.

El alcalde afirmó que el salón leridano, que este año implementará un sistema innovador de Inteligencia Artificial para asegurar el cumplimiento de los protocolos sanitarios, se convertirá además un modelo pionero a seguir por otros eventos feriales del país. Cabe recordar que la manifestación ferial agraria tendrá lugar del 24 al 27 de septiembre en el recinto de Fira de Lleida.

El presidente de la Diputación de Lleida, Joan Talarn, incidió por su parte en la responsabilidad que tienen las instituciones patronas de Fira de Lleida tanto en cuanto a la seguridad de los ciudadanos como a la promoción económica del territorio, incidiendo también en que esta edición de Sant Miquel y Eurofruit puede convertirse en un modelo a seguir para el resto de ferias de la provincia de Lleida.

Ramon Farré, el delegado del Gobierno de la Generalitat en Lleida, ha remarcado que las rigurosas medidas de seguridad que se pondrán en marcha (control de aforo, uso de mascarilla, distancia social) irán asociadas a un control de la trazabilidad de todas las personas que entren en la feria para evitar contagios en caso de detectar algún positivo, y añadió que actividades como las jornadas técnicas estarán especialmente controladas, “e incluso muchas se harán telemáticamente”.

“Una gran noticia para la ciudad, para el tejido empresarial del territorio y para el país”. Jaume Saltó, el presidente de la Cámara de Comercio de Lleida, ha afirmado que la celebración de la Feria Agraria de Sant Miquel y Eurofruit marca un hito en el inicio de la recuperación económica y que representa una gran oportunidad de negocio para las empresas de los sectores representados en la feria que en los últimos meses han tenido poca actividad comercial.

Finalmente, el director general de Fira de Lleida, Oriol Oró, ha explicado las soluciones pioneras de Inteligencia Artificial que se aplicarán en la Feria de Sant Miquel, con un sistema de videocámaras que controlará la gente que entra y sale del recinto ferial y avisará automáticamente y en tiempo real cuando no se cumplan los protocolos de aforo, distancia social, uso de mascarilla, etc., con lo que el personal de seguridad podrá actuar para enmendar la situación.

Oró ha añadido que se trata de un salón que da respuesta a diversos sectores económicos (de maquinaria y servicios agrarios, automoción, maquinaria de obra civil, etc.) y que este año “se dirige a visitantes realmente interesados ​​en comprar más que no a un público que quiera venir simplemente a pasear”.

Hay que recordar que el sistema de seguridad sanitaria que se instalará en la feria consta de una serie de cámaras con un sofisticado sistema algorítmico, diseñado para detectar, gestionar alertas y notificar en tiempo real a los responsables feriales, a fin que estos puedan actuar y garantizar la protección de las personas cuando no se cumpla las normas básicas de seguridad: distancia social, aforo, uso de las mascarillas y control de temperatura corporal.

Cuando el software detecta que alguna de las normas no está siendo completa, genera una alerta y envía una notificación a los responsables de Fira de Lleida. Los trabajadores internos o empleados identificados por el sistema comunican la infracción y ejecutan las acciones pertinentes en función del protocolo establecido por turnos y/o canales de comunicación, implementados a través de mensajes push de la app, SMS o correo electrónico, siempre ayudados por el panel de control que incluye la gestión de cámaras para escenas y mapas de calor para la visualización por áreas.

Este software, obra de AI.JUST, spin-off de la empresa leridana Just Digital, es la primera solución tecnológica, pionera en España, capaz de identificar de manera completa y en tiempo real las cuatro principales normas de seguridad requeridas para la prevención, mitigación y contención de la Covid.

Print Friendly, PDF & Email