El 10% de la población consume el 80% de los recursos a nivel mundial

La jornada sobre Economía circular celebrada en la Fira de Sant Miquel analiza los procesos a seguir dentro del sector agroalimentario para alcanzar la sostenibilidad

 

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat, Meritxell Serret, ha dicho que hace falta rediseñar el sistema alimentario para que sea sostenible y velar por una economía circular y colaborativa. “Hay que avanzar en este tema para evitar el derroche alimentario y para promover la bioeconomía. Tenemos que hacer entre todos un país más sostenible y justo, y para ello el sector agroalimentario es básico”, ha asegurado. La consejera ha inaugurado la jornada técnica sobre Energía circular en el sector agroalimentario que se ha celebrado esta mañana en la Feria de San Miguel, organizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Cataluña.

La Directora de la Fundación Economía Circular, Anabel Rodríguez, ha explicado que el objetivo de la economía circular es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía, etc.) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Se trata de implementar una nueva economía basada en el principio de “cerrar el ciclo de vida de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía”. Uno de los datos que ha aportado es que el 10% de la población consume el 80% de los recursos a nivel mundial y se presupone que la población crecerá, por lo que no habrá recursos para todos. “Estamos ante un sistema insostenible”, confirma.

Rodríguez ha puesto una serie de ejemplos de cómo se puede aplicar la economía circular en el sector agroalimentario. “Hay que trabajar en una gestión adecuada de los residuos, en los procesos de optimización y reutilización del agua en aquellas actividades donde se pueda. Hay que establecer sinergias con otras industrias y compañías para aprovechar stocks de materiales, de energía, de agua, etc., y para que los productos y residuos de unos puedan servir como fuentes de materia prima para el desarrollo de otros “.

Anabel Rodríguez también ha hablado de la importancia de velar por el desarrollo y potenciación de energías renovables, trabajando en temas como los biocombustibles de segunda y tercera generación, y ha insistido en que hay que luchar para reducir drásticamente el despilfarro alimentario.

Como conclusión, ha añadido que el desarrollo de la economía circular debería ayudar a disminuir el uso de los recursos, a reducir la producción de residuos y a limitar el consumo de energía.

Durante la mesa redonda que se ha desarrollado dentro de la jornada se han explicado diversas experiencias de empresas que han incorporado la economía circular en sus procesos. Una de ellas es la Cooperativa Cadí, empresa que, por ejemplo, ha reducido el uso de las aguas en sus procesos de producción de 2,5 millones de litros a 1 millón o que está utilizando la base de las proteínas de la leche y los residuos de la patata para producir un film plástico. También, con subproductos como la lactosa elabora estabilizantes y conservantes para los embutidos, y también recicla el agua con sal para la elaboración del pienso.

Los participantes han explicado que la mayor parte de las cooperativas agrarias está trabajando por un modelo de economía circular que haga más sostenibles sus procesos de producción. Como ejemplo, han aseverado que 149 cooperativas de toda Cataluña tienen 348 puntos de recogida de envases y que de todo los recogido se recicla el 93,6%.

 

sm2016-jornadaeconomiacircular

Print Friendly, PDF & Email